Jacques Després

Debía haber sido joyero, como lo dicta la tradición familiar, pero integró clandestinamente a las Bellas Artes. A principios de los noventa, todavía de manera clandestina, Jacques decide renunciar a la corriente de las artes reconocidas y se embarca hacia este nuevo medio, todavía balbuceante, que es la ilustración digital.